Soñando mi silencio.

Melodías de sueños acompañaron mi noche, escapadas de un nigromante duende que velaba mi aflicción. Mi vida,  a través de pasajes breves y fugaces, contradicciones entre el ser y el pensar, se escapaban de lánguidos recuerdos y se debatían entre sollozos pasajeros y lamentos lábiles, buscando un refugio eterno y perdurable en mi existencia. Melodías de sueños hechizaron mi añoranza postrada en el tiempo, espejismos fugaces alcanzaban la angustia de ese instante irrepetible en mis memorias, y recordar no quiero , ese momento donde la tristeza de una despedida rompió la eternidad de un bello anhelo, de todos mis sueños y proyectos, para empezar de nuevo en cielo ajeno, sin olvidar el universo de lo que siento tan lejano. Tan solo melodías efímeras, acompañaron mi noche velada por el encanto de un pasado precario entre mis recuerdos, y al despertar tomada de la mano del hechicero duende, puse mi corazón en esta realidad del día a día, para comenzar con la batalla entre las letras, que delicadas  escapan de mi alma, y en surtidor de ideas y recuerdos, dibujan la magia de un sortilegio que me invita a caminar veredas de esperanzas, alimentando  sueños que llenarán los espacios de mi mundo, despidiendo en el crepúsculo de este día, la melodía que soñó el silencio de un instante frágil, para renacer cual ave fénix, en el amanecer de un cielo entre mis letras que escribirán renovadas mis silencios.

Comentarios

Entradas Populares

Congratula a la esperanza

El pincel y la rosa.

Esperemos el revuelo

Auroras desveladas