El lenguaje de tu amor



El lenguaje de tu amor es sencillamente difícil de entender. Escasas son tus palabras, difícil poder entrar en el muro invisible que pone barreras a lo que sientes. Te escondes detrás de una muralla de fortalezas, que lo ahoga todo, que lo suspende todo, en una cuerda frágil de melancolía y depresiones que pretendes esconder en tu mundo interior. Llegarte a comprender es conjurar la magia del crepúsculo al amanecer, es pretender tocar el  etéreo vuelo de un ángel, así como beber el elixir del alquimista oculto de tus pensamientos, es pretender absorber la energía vital del astro rey desde el  mundo amado de mis versos.
El lenguaje extraño de tus ojos, no expresa nada, solo un vacío esotérico que se reserva  para sí, cual subjetiva mirada que se aleja y se contempla solo a sí misma, solitaria y alejada, en el inescrutable espacio de un enigma que aleja a tu mundo escéptico de mi mundo espiritual.  Contemplativa observo cada gesto de tu rostro cuando duermes, ó cuando alcanzo cruzar fugazmente mis ojos con los tuyos, en un instante  ineludible que pueda  atrapar entre mis versos todo aquello sublime que callan tus palabras.  Incomprensible y extraña, divinamente excelsa esa contradicción de amarte y de entender el lenguaje de tu amor, tus escasas palabras y la ternura apasionante de tus besos, que me enloquecen y atrapan en el secreto reservado de ese mundo del universo que solo tú conoces,  y que yo puedo sentirlo en la mágica entrega de mi cuerpo. El lenguaje incognoscible de tu amor,  me habla en el místico instante de tus besos.

Comentarios

  1. Amor, amor.
    Anda libre en el surco, bate el ala en el viento,
    late vivo en el sol y se prende al pinar.
    No te vale olvidarlo como al mal pensamiento:
    ¡le tendrás que escuchar!

    ResponderEliminar
  2. Ausente.
    Ausente! La mañana en que me vaya
    más lejos de lo lejos, al Misterio,
    como siguiendo inevitable raya,
    tus pies resbalarán hacia mi encuentro.
    Te amo en mi silencio. Eres poesía misma, tan lejos y sin tocarte, ni palparte, te amo. Te sueño cada noche y tus fotos las llevo en mi recuerdo noche y día. Eres la musa de todos mis momentos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas Populares

Con su ejemplo

Más allá de promesas.

Paloma, quimera, desvelo

Décimas a mi padre