Nada más que tu sonrisa.


Una mañana gris, invadida de niebla, despide el sortilegio de la noche, que ha quedado en su pretérito de sombras, dispuesta a desafiar entre penumbras el cielo que le ofrece un nuevo día. Callado el crepúsculo con sus tonalidades mágicas,  y el frío de un silencio que aterra y exaspera, nubes en el cielo danzando la melodía del misterio, chocando unas contra otras,  modelando figuras en el horizonte visible ante el espejo de mis ojos. Dibujo cada instante con el velo de la imaginación que inspira este episodio. Espectáculo del universo que desafiante no pone límites a sus fuerzas,  y lo domina todo y lo estremece todo, calmado y sosegado, como dueño absoluto de su trono.  Melodías de ramas que se tuercen y de hojas abatidas en su tristeza, que se desprenden sin poder evitar el cruel destino, acompañan el cortejo presagiando un toque de hechizos en una noche de Brujas.
 Entonces, te veo allí, impaciente, admirando todo lo que descubres en mi ingenio y destellando esa sonrisa en un instante, la misma que conoce cada espacio que ocupan mis devaneos y  delirios. Nada más que esa sonrisa y ese instante, para dejar que absorbas mi energía y la fecundes con tu sensualidad, en esa forma tan especial de cautivar lo más sensible que me inspiras. Mezcla perfecta entre tu seducción  y mi fantasía.
 Tú,  y esa sonrisa que no miente,
 que seduce y flirtea, que conquista y contagia, 
que enamora a la musa que se escapa del alma
 y transforma en poema la sublime esperanza,   
aliviando las penas  y allanando las cargas.


Nada como esa sonrisa para que nazca un nuevo verso  en la alborada gris entre la niebla blanca, de nubes que desfilan en esa alfombra mágica, que mis ojos dibujan con letras de mi alma. Nada más que tu sonrisa, para que resplandezca en el silencio la mirada helada, con matices de Otoño y nostalgias besadas .

Comentarios

Entradas Populares

Paloma, quimera, desvelo

Prefiero mi verdad

No hay regreso al pasado

Amigo confidente en la plegaria