Hoy me tiendes tu mano.




Hoy me tiendes tu mano cuando andando insegura,
mi destino me ataba a un fantasma de dudas.
Me ofrecistes tu mano , nigromántico duende,
fantaseando mis sueños y embrujando mi mente.

Hoy me tiendes tu mano y tu fe me hace fuerte,
si escalando profundo la ilusión se engrandece,
me has tendido tu mano y entre penas y llanto
el dolor duele menos, no me asusta su espanto.

El camino es angosto, es difícil , se tuerce
y en penosa salida con espinas de muerte,
victoriosa retumba la esperanza en mi mente
cual rosa que aún marchita su fragancia defiende.

Y mi musa se inspira esperando un diluvio
de flores en poemas rimando los hechizos
y despiertan quimeras entre luces y sombras
con tu mano en la mía conquistando mi aurora.

Me ofreciste tu mano, sortilegio de prosa
y el azul de tu cielo en mis ojos se asoma,
si un pincel de poemas en cascadas de versos
dibujan el excelso caudal de mi universo.

El camino se allana, no hay misterios divinos,
un poema describe el elixir vivido
y la musa inspirada de pasión y espejismos,
inefable, suprema, contempla el paraíso:
al tenderme tu mano y caminar conmigo.











Comentarios

  1. Me encantò esta composiciòn en rimas besadas. Poema muy bien construido, ademàs de sus imàgenes (elemento que nos deleita en cada uno de tus poemas).

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas Populares

Esperemos el revuelo

Señora adversidad

Me sorprendes... cuando vago

Siempre oportuna (Jotabé)