Poesía.



Poesía, niña amada de mis días y noches,
consentida de mis tardes de deambular bohemio,
contemplando emotiva aquello que en su esencia,
perturba y enamora,  me consterna y cautiva.

Poesía, confidente de todos mis pesares,
cofre sagrado de amor y desventuras,
esperas de nostalgias postradas de penumbras
y sombras de un delirio alucinando dudas.

Poesía, amante callejera de sueños,
cazadora incansable de promesas
fugadas en la  noche, donde llueve estrellas,
inefable maestra de mis letras,
que te escapas  sutilmente y  que regresas
con alma enamorada y sueños de doncella.

Traslúcida me llamas en mis horas inciertas,
sensible de añoranzas mezcladas entre tus letras,
moldeas de ilusiones el cielo de esa estrella
que se fugó en la noche  con  magia de promesas.

Poesía, tu misterio me atrapa, quiero tenerte toda,
pero siempre te evades en subjetiva alianza,
con elfinas doradas para cazar nostalgias,
soledades y penas, estrellas no fugadas
y  conquistar amores de quimeras soñadas .



Comentarios

Publicar un comentario

Entradas Populares

Décimas a mi padre

Paloma, quimera, desvelo

Como Tantas Veces

Congratula a la esperanza