No sean





Y no sean las lágrimas del cielo
quienes rieguen amor entre cadenas,
las que lloren silencios entre penas
y sientan el clamor en su revuelo.

Solo sean las hojas del anhelo
quienes limpien las llagas de condenas,
las que impriman verdad en sus faenas
y escudriñen la vida en el desvelo.

No sea la pasión que se precisa 
la que ignore versares con locura
mientras fluye nostálgica la brisa.

 No sea el seductor en su premura,
el bohemio que esconde una sonrisa
 del alma surtidora de mesura.



Comentarios

Entradas Populares

Volverás entre versos

Prefiero mi verdad

Alucinan golondrinas en la aurora

Se me ha escapado un ángel.