Sutilmente fantaseando...


El pequeño principito de la rosa
que guardaba en la ternura  su constancia,
supo amar entre la espina su fragancia
al cuidar desde el silencio a la orgullosa.
 
Irradiaba una belleza vanidosa
sutilmente fantaseando la arrogancia,
lisonjera con carisma y elegancia
presumiendo en algazara desdeñosa.
 
Pudo ver el principito en la inocencia
la pureza y la honradez sin artimañas,
ni el sofisma cauteloso de impotencia.
 
Evidente sencillez de las hazañas
que deslumbran realidades en la esencia
y enamoran con miradas sin magañas.
 
Artificios se disipan sin patrañas,
sin estigmas de atavismos ni arrebatos,
si perdura la nobleza sin contratos
ni perjurios quebrantados de campañas. 
 
 
 

 
 
magaña: Ardid, astucia, engaño, artificio.


Comentarios

Entradas Populares

Congratula a la esperanza

El pincel y la rosa.

Esperemos el revuelo

Auroras desveladas