Tú no llegas a mi vida cuando quiero.

Tú no llegas a mi vida cuando quiero,
te dibujas tan lejana en mis recuerdos
como eterno desafío de los sueños,
adornando de matices cada verso.


Yo te busco y te imagino en el silencio
descubriendo el misterio de la prosa,
y si llegas como diosa misteriosa
me regalas lo que inspiras en tus deseos.


Hoy te escribo y te siento renovada
poesía enamorada sin cortejos,
y en las olas del océano de versos
te confundes en el azul de mi universo.


Tú me encuentras, sin que busque en tu mirada
lo siniestro ó lo sublime de un anhelo,
tú no llegas a mi vida cuando quiero
porque eres quien predice cada encuentro.


En el súbito arrebato de tu reto
desafiante me seduces en mis ruegos,
y en el místico segundo de un intento
profetizas lo que inspiras en mis versos.


Si en la fría somnolencia de esta noche
no hay indicios de tu encuentro en mi morada,
rimaré todas mis frases y palabras
y besaré con cada verso la esperanza.


El estigma de tu huella  me condena,
me hace esclava de la espera y la porfía
de encontrar aún entre penas, poesía,
y en la alegría del despertar de cada día.


Tú no llegas a mi vida cuando quiero
sólo espero creativa en el silencio,
que el ocaso del crepúsculo de versos
amanezca con el azul de mis desvelos.


Comentarios

Entradas Populares

Congratula a la esperanza

El pincel y la rosa.

Esperemos el revuelo

Auroras desveladas