Y es el tiempo divino


Y podamos entonces perseguir la quimera

con las alas abiertas sorprendiendo el azar,

entre tantos anhelos, resolviendo la espera

con el eco del alma retumbando su amar.


Y entre tantos desvelos la mirada primera

la que justa se entrega con su nuevo bregar,

con los sueños alados por la fiel mensajera

que la musa traviesa sólo pudo inquietar.


Se arrasó en el silencio, la algazara ya es plena

y el lirismo encendido se impregnó vehemente

mientras tanto la vida del amor se encadena.


Y es el tiempo divino quien bendice el presente,

el que escribe la historia solidaria que llena

los espacios vacíos del andar inminente.


Comentarios

Entradas Populares

Paloma, quimera, desvelo

Prefiero mi verdad

No hay regreso al pasado

Amigo confidente en la plegaria