El soplo de ese amor


El soplo de ese amor que ha inspirado

conoce de su esencia y lo presume,

conspira junto al alma y no confunde

pues sabe del secreto de sus manos.

Gentil el alfarero diestro y sabio,

aquel que se enamora del momento,

que busca intensamente en los silencios

y encuentra rosicleres entre penas

dejadas por el tiempo y sus secuelas

que ilusas se alimentan de recuerdos.


Bendito es el suspiro del intento

tan cálido y veraz en su ambrosía

que emana junto al néctar que da vida

gozando del placer en su desvelo.

Propicia desde el tórrido deseo

el arte de crear que multiplica,

que impulsa, satisface y beneficia

al mundo del milagro que amanece

rompiendo los esquemas que entorpecen

y haciendo que la fe brille encendida. 


Se surte de las páginas escritas

que siguen matizando sus deslices,

con mágicos pinceles que se visten

de sueños estampados con sonrisas.

Sublime el paraíso que  eterniza

buscando perpetuarse en la memoria

nutriendo cada espacio con historias,

que fluyen melancólicas y tiernas,

vitales entre azares y querellas

genuinas, sorprendentes y virtuosas.


Comentarios

Entradas Populares

Décimas a mi padre

Esperaré

Melodía de otoño cuando llueve el amor

Melodías rimadas.