En el oasis.




En el oasis remanso
del palmeral escondido,
hay alborozo de almas
algazara y regocijo.


Gozo y cantares de coplas
tregua de odios vencidos,
en el oasis del prado
hay albricias de suspiros.


En el vergel florecido
cual rosicler paraíso,
viste la aurora el camino
del arcano misticismo.


Filigrana rosaleda
en el oasis de trinos,
hay descanso de las penas
en el jardín florecido.


En la umbría vespertina
hay azules desatinos,
llega la luna viajera
con su velo peregrino.


Siente el edén sofocante
el albur de los idilios,
de los ardientes amantes
en el bosque clandestino.


El crepúsculo de azar
cual contingencia divina,
siente el remanso de paz
en la tregua  sibilina.


En los azules empíreos
del vaivén de los amantes,
surcan ínclitos los prados
y  alucinan los instantes,
de placeres y remansos
que se entregan sin recato
en la algazara bohemia
del oasis confinado.








Comentarios

Entradas Populares

Congratula a la esperanza

El pincel y la rosa.

Esperemos el revuelo

Auroras desveladas