Aferrada al libro de recuerdos.


Aferradas al libro de la vida
mis páginas escritas del pasado,
lejanas se remontan a la cima
de antiguos contubernios reservados.

Ayer que se confunde del presente
ambiguo y solapado en un suspiro,
cuartillas del azar que lo estremece
y enigmas del diario compartido.

Aferra el corazón en los pasajes
y atrapan obstinados las prisiones
de absurdos embusteros y cobardes,
que embrollan insidiosos las traiciones.

Pretérito remoto de un silencio
que atrapa los capítulos en prosa,
de instantes que sonrojan los deseos
y afianzan el poder de las memorias.

Recuerdos que atenazan inasibles
la cándida emoción que los evoca,
se aferran inocentes al misterio
del libro que atesora cada historia.

Se aferran episodios que atesoran
pueriles desenfados y requiebros,
cual libro perpetuando las memorias
de lágrimas bohemias del destierro.

Aferrada al silencio de este libro
que comparte los secretos  del desvelo,
yo descubro los rencores evasivos
que refugian el pretérito de empeños.

Cuando páginas y estigmas dejan huellas,
cual diario que perdona sin pretextos,
aferrada al evocar de las memorias:
yo conservo el talismán de mis recuerdos.









Comentarios

Entradas Populares

Con su ejemplo

Más allá de promesas.

Paloma, quimera, desvelo

Décimas a mi padre