Inspirando caricias.



Inspirando caricias el crepúsculo llega
con matices divinos de un ocaso poeta.
Caballero galante que seduce y corteja
los idilios de luna, que arrebatan promesas.


En declive de luces embelesa romances
desatina delirios, en silencio de amantes,
vehemente es profeta que armoniza el instante,
en que besa gallardo la ilusión con donaire.


Es sublime la orgía con los silfos del aire
cual romántica entrega que enamora inefable,
los suspiros secretos de pasión y cortejo
de la dama que besa eminente al misterio.


Irreal, ilusorio, fabuloso y soberbio
inspirando pasiones y quiméricos sueños,
se aproxima a la dama seductora de versos,
intimista, coqueto, fascinando deseos,
incitando caricias en fugaz sortilegio.


Y la dama poeta, que cultiva sus versos
con la danza de rimas y visiones de anhelos,
natural y armoniosa, creativa de sueños,
ha entregado su néctar al crepúsculo intenso,
inspirando caricias al galán caballero.



Comentarios

Entradas Populares

Con su ejemplo

Más allá de promesas.

Paloma, quimera, desvelo

Décimas a mi padre