Y despertó la Musa.


Había despertado la musa en su crepúsculo. Arúspice hechicero  profetizó el destino de aquella que dormida , presagiaba el éxtasis de su arrebato pleno. Y había despertado del letargo su genialidad y la elocuencia que inspiraban su gracia y sus memorias. Bella e iluminada por los rayos de la sabiduría y la inmensidad de su universo, con el velo del amor y el sendero abierto ante sus ojos, panorama del esplendor del nuevo reto que despertaba de la inocencia de los sueños.
El camino se abría con la vehemencia de su fascinación,  el ímpetu de aquella experiencia única y deslumbrante, en una alfombra suave y blanca, con lirios y camelias enternecidas y enamoradas de sus aromas a seducción y nobleza, bendecidas por los matices enigmáticos del despuntar del alba.


Había despertado en la fragancia
con la rima de sus versos  inspirados,
conquistando los  espacios de silencios
en las ninfas seductoras de su alma.

 Buscaba al Apolo de sus sueños
y a la lira abandonada de sus ansias,
quizás en el Olimpo del deseo,
o en la mística revelación de la esperanza.

 
A lo lejos el esplendor del universo,
poderoso inspirador en su alborada
como el ónfalos del Delfos del misterio,
que a la lira del amor besa su alma.

Va la musa con su genio y con su gracia,
mistifica la epopeya con su magia:
y en la rima celestial llegan las letras
con los versos que se inspiran con el alba.

Hoy el ángel del Apolo de sus sueños
le susurra la pasión de su extravío;
y ella siente el suave aliento del suspiro,
cual sublime evocación de su delirio.

 Y  despierta, va la musa en su destino,
 no se inquieta por constantes desafíos,
ella siente que entre lirios y camelias,
llegará al centro mismo de su Olimpo,
donde espera el seductor de sus promesas :
el Apolo que besó luz de suspiros.

Comentarios

  1. Me pregunto si en vidas pasadas habrás sido tú, una de las Musas de Delfos? Yo me siento Apolo cuando te leo.

    ResponderEliminar
  2. No cabe duda amigo anónimo que Aimee en otra vida se paseaba por aquellos lares del Parnaso

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas Populares

Con su ejemplo

Más allá de promesas.

Paloma, quimera, desvelo

Décimas a mi padre