Arpegio peregrino


Adagio del periplo consagrado

despide al corazón de su pasado.


Y aplica las lecciones al presente

surtiendo el fiel amor siempre evidente.

Revela al horizonte lo eminente

y besa el pentagrama irreverente.


Senderos que comparten lo genuino

impactan con su bálsamo divino.


Viviendo el despertar que se ha alcorzado

celoso en el deber que simplemente

se nutre de las prendas del camino.


Arpegio peregrino,

que infunde lo feraz de la confianza:

¡dejando abierta el alma a la esperanza!


  



Comentarios

Entradas Populares

Paloma, quimera, desvelo

Prefiero mi verdad

No hay regreso al pasado

Amigo confidente en la plegaria