Mientras renace en el alba

 El renacer desde el alma 

es quien viste la promesa,

el que acicala senderos 

junto al amor que regresa.

El renacer de la vida

en medio de la crudeza,

la incertidumbre, la angustia

la apatía y la pereza,

todas ellas desplazadas

por la humildad, la belleza,

la que mira con los ojos

del corazón la grandeza. 


Es el suspiro que alivia

con gratitud y nobleza,

el que alimenta y se nutre

con devoción y certeza.

Es quien admira y confía,

quien supera con destreza,

quien dosifica con creces

y se aúna a la riqueza

que viene con la esperanza

y atesora en la sorpresa: 

¡mientras renace en el alba

la sonrisa más traviesa!



Comentarios

Entradas Populares

Esperemos el revuelo

Señora adversidad

Me sorprendes... cuando vago

Siempre oportuna (Jotabé)