Desde el desvelo


Acaricia suave brisa mi universo

y entre letras los suspiros me convocan

al desfile de ansiedades que provocan

la cascada interminable de algún verso.

Y es genuino en lo esencial y en lo diverso,

en el amplio despertar de la mañana

cuando llueve la esperanza en mi ventana

y alimenta lo esencial del sentimiento,

esa vasta inmensidad de un pensamiento

que se escapa en la quimera soberana.


Gratifica ese suspiro insospechado

cuando emerge en su soñada primavera

y bendice el corazón toda la espera

que revela su caudal emocionado.

Tan intenso en el torrente emancipado

se descarga la potencia del anhelo,

la que siente su pasión desde el desvelo

y se agita en el placer de lo que inspira,

mientras siente la nostalgia de la lira

que ha besado al horizonte en su revuelo.



Comentarios

Entradas Populares

Con su ejemplo

Más allá de promesas.

Paloma, quimera, desvelo

Décimas a mi padre