Multiplica lo bello



Esas causas sinceras que no se han de olvidar,
las alianzas del alma, los conjuros eternos,
las acciones divinas que merecen respeto
más que nobles tratados son senderos de paz.

Esos actos gentiles de vergüenza y bondad
son verdades que ensamblan, son los fieles reflejos
de horizontes sin manchas, eminentes y excelsos
que ponderan la vida y al más digno ideal.  

Avenencia sincera que censura lo inepto,
la falacia,  la inercia de la oscura maldad
y se ajusta al decoro que alimenta lo intenso.

No maldice ni engaña, se empodera genial
tolerante y egregia multiplica lo bello
y revela honorable su quimera vital.



Comentarios

Entradas Populares

Con su ejemplo

Más allá de promesas.

Paloma, quimera, desvelo

Décimas a mi padre