Allí

Donde el amor revive  vehemencia,
allí donde se pierden espejismos
y el gozo surca osado los abismos:
¡Allí quiero entregarte mi existencia!

Sé bien de tu pasión, de tu experiencia
de azares sin ritual ni conformismos,
sé bien que en los arcenes de erotismos
tan solo tú alimentas mi impaciencia.

Entonces verteré toda mi esencia
y el loco frenesí sin egoísmos
sus huellas dejarán sin resistencia.

Y así  he de sentenciar los aforismos
que van desde el placer sin más licencia,
ni sombras que encarcelan atavismos.   




Comentarios

Entradas Populares

Décimas a mi padre

Paloma, quimera, desvelo

Como Tantas Veces

Congratula a la esperanza