Dolor en el silencio


(Dedicado a víctimas y sobrevivientes de Oklahoma City
 devastada por un monstruoso tornado)
 
Dolor ante el silencio, la agonía
del crudo vendaval sin reverencias,
que horrible vitupera la inocencia
marchita en la congoja compartida.
 
Inerme y desolada la quimera
cual ágora indefensa ante la muerte,
sacude vulnerable lo imponente
solemne en el azarbe de tristeza.
 
Dolor en la silente despedida
esclava del azar que no perdona,
cegando con la fuerza aterradora
la luz del horizonte en su vigilia.
 
Desnuda la amargura sin consuelo
que aflige corazones en declive,
 anhela en el suspenso lo posible
y anida la esperanza en su renuevo.
 
Acequia de confianza, certidumbre,
plegarias de optimismo y fiel promesa,
conviertan lo sombrío en primavera
cual alba desafiante de virtudes.

Comentarios

  1. Hola Aimée, un bello poema a pesar de tratar de esa catástrofe por ese tormado.
    Perfecta métrica
    Te dejo mi ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas Populares

Paloma, quimera, desvelo

Prefiero mi verdad

No hay regreso al pasado

Amigo confidente en la plegaria