Nigromante Otoño

 

Nigromante amanecer de las romanzas
del ocaso alabastrino y reservado,
se presenta con ardicias de ilustrado,
quejumbroso y lastimero en sus andanzas.


Magistrales los pinceles con semblanzas
del roseado declive enamorado,
se sorprenden con nostalgias del pasado
hechizando los senderos de añoranzas.

 Junto al eco seductor de contradanzas
de la brisa cefiral en despedida,
fluyen briznas que contagian alabanzas.


Y es el ocre celestial que nos convida
al versado levantisco de esperanzas,
que engalana la ventisca presumida.

Comentarios

Entradas Populares

Volverás entre versos

Prefiero mi verdad

Alucinan golondrinas en la aurora

Se me ha escapado un ángel.