Esperando el amor






Despide el acertijo de locuras
arrullando las camelias del ocaso,
el secreto que reserva sus halagos:
esperando el amor entre las dudas.
 
 
Y acaricia el contubernio peregrino
la discreta lealtad que no conspira,
con el díscolo bregar del libertino:
esperando el amor en su cobija.
 
 
Es higuera de remanso que me espera,
abrazando el levantisco torbellino
del amor que desordena mis fronteras
y me hace prisionera del idilio.
 
 
Y sorprende con ingenio mis primores
el profeta lisonjero de caprichos,
nigromante del amor y sus rubores:
compartiendo requiebros de suspiros.
 
 
Despide el acertijo de locuras
y acaricia el contubernio peregrino,
esperando el amor entre las dudas:
compartiendo requiebros de suspiros.

Comentarios

Entradas Populares

Con su ejemplo

Más allá de promesas.

Paloma, quimera, desvelo

Décimas a mi padre