Convocas al amor: Virgen Mambisa



Dedicado a María de la Caridad del Cobre: Patrona de mi Isla Amada.


Tornasol de cielo amado entre las palmas
que ponderas tu belleza en la campiña,
reverencias primaveras de las almas
cuando regia te convoca la Mambisa.

Y el celeste corazón del horizonte
resplandece entre montañas de quimeras
y el vergel de mariposas en los montes
purifican el edén con sus palmeras.

Traes el manto del salitre y la dulzura
cual gaviota de nostalgia peregrina,
eres Madre de consuelo en la amargura:
rosaleda en la partida clandestina.

Y el donaire que acaricia desde El Cobre
el desvelo del dolor que te flagela,
dignifica en el derecho de los hombres
la sagrada comunión que los consuela.

Tan genuina golondrina entre las olas
caribeña en la frescura silenciosa,
entre blancas azucenas y farolas
eres puente del amor: Madre y Señora.

Arco iris del perdón y de la alianza,
del espíritu el tesón de los anhelos
y el estío perpetuado de esperanzas
cuando esplendes tu sonrisa desde el cielo.

Tu fragancia de alborada con la brisa
y el amparo en el perdón que resplandece,
nos aleja del rencor Virgen Mambisa
en la aureola celestial que te ennoblece.

Convocas al perdón que nunca humilla,
mambisa de guajiras y arboledas.
Convocas al amor que no mancilla:
senderos de virtudes y alamedas.

¡Madre del amor, céfiro y brisa
Patrona de mi Sol: Virgen Mambisa!



 




 
A nuestra Patrona y Madre de todos los cubanos, en los 400 años de su aparición en la Bahía de Nipe: Señora de la Caridad del Cobre.


Eres sol entre los montes, peregrina de mis calles.
Eres la Reina del campo y resplandor de los valles.
Eres el mar de caricias en oasis de azahares
y la serena alborada en los serranos palmares.
 

Comentarios

Entradas Populares

Décimas a mi padre

Paloma, quimera, desvelo

Como Tantas Veces

Congratula a la esperanza