Todo fue un sueño.

 Allí estaba,inerte sin decir nada. Descansaba su mirada  y su silencio, de tantas horas apegada a la fragancia de la rosa. Ella guardaba  amaneceres en la tierna confusión de sus palabras. Palabras que quedaron inconclusas y volaron escapadas de su alma. Adónde fueron ? No hay respuestas al instante, infundadas en ideas tormentosas las horas y minutos van  pasando. El segundo del aliento martiriza el silencio que ella atrapa. Se reprime y siente que ha perdido, se confunde y se estremece ante la nada. Taciturna  tambalea su lirismo, no discierne entre penumbras la llegada, de aquel poeta de palabras susurradas. Ella se esconde  tras la imagen que converge en el espejo de sus lágrimas cansadas. Exhausta de buscar entre los lirios de todos los axiomas de esperanzas,  se detiene ante el reflejo que suspende un nuevo resplandor, y no es el alba.
 Mira el reflejar de su silueta en el espejo inundado de tantas lágrimas. Parece un manantial claro y solemne, cuando aprieta enternecida la mirada y esa rosa que languidece en su presencia , cobra brillo en cada pétalo que extraña. Allí está él, poeta de recuerdos, amante de palabras salpicadas , irrumpiendo su silencio  y sosteniendo la energía desafiante en su mirada. Las preguntas que volaron sin respuestas, no se apuran ante el fulgor de  aquel abrazo. Y los besos se divierten entre cascadas de suspiros ondulantes con los cuerpos y el latido de las almas.
Entonces una hincada lacerante de la espina, la sorprende. La rosa marchitada, ya sin brillo encona el dolor en su garganta  y ella se incorpora pálida - débil; y no ve  ya ni el reflejo de su cara.
 Donde está?...

Todo fue un sueño, no existe nada,
solo el manantial claro y solemne
que guarda cada lágrima apagada;
si los pétalos  cansados languidecen
y no hay brillo ni susurro de palabras. 

Ahí se queda  con el blanco de su velo
y la espina que ha sangrado su nostalgia, 
casi inerte entre silencios que suspiran
deshojando cada pétalo en cascadas,
 aún  esperan al poeta de aquel sueño
que extasiaba su silueta en la mirada.

Comentarios

Entradas Populares

Décimas a mi padre

Esperaré

Melodía de otoño cuando llueve el amor

Melodías rimadas.