Estrella dorada: futuro de anhelos.


Estrella dorada, futuro de anhelos, llena los rincones del mundo de la lealtad y la concordia. Aproxima a todos los seres humanos bajo la luz del Cristo, el Nazareno de la Esperanza y de la Buena Voluntad. Acércalos en su nombre santo, borra de la faz de la tierra la incomprensión y la avaricia.  No permitas que la opulencia y la superficialidad sigan asfixiando al mundo que se somete al consumismo competitivo, causa sustancial de que los ricos sigan siendo cada vez más ricos y que los pobres  continúen estrangulando sus ansias y quebrando sus sueños ahogados por esta crisis que agobia y desespera. Reparte en el nombre sagrado del Jesús Amor esas riquezas en  bien de toda la humanidad.
Estrella del sosiego y la cordura, tú llegas desde Belén y nos indica que en las cosas tiernas y sencillas  se esconde la grandeza del alma, saberlas descubrir es un regalo de Dios.  Tú traes la Buena Nueva en la cara sonriente del Verbo Amado . Su Palabra es candil en la oscuridad de la ignorancia y la mentira, de la traición y la desesperanza.
 Tú adornas la cima del anhelo navideño, estelas de luceros irradian su resplandor y simbolizan la solidaridad de la esencia humana como valor primordial para el mejoramiento y la humanización de los sentimientos, no importa su credo, todos unidos como hijos de Dios más allá de cualquier diferencia. Aceptación y perdón van unidos en esa fuga resplandeciente de tu estela luminosa. En la base todo es amor, destellos  que se multiplican para llegar a cada corazón que acepte la llegada del Niño de la Paz para permanecer para siempre en cada ser humano.



Alegría del cielo, del mar y  la tierra
campanitas anuncian la fuga de la Estrella,
con estela dorada y gracia nazarena
bendiciendo el milagro de la Virgen que espera.




Alegría, del alma , sin rencor ni tristeza,
abracemos la vida y el amor sin fronteras
y en la noche serena cantaremos gozosos,
al Jesús del  Perdón  que  ya está con nosotros.





Buscaremos contigo el sendero pactado,
con la fe en la conciencia y el anhelo sagrado
en la alianza divina que tu amor ha sellado,
con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.



Reconcíliate amigo, reconcíliate hermano
en encuentro que llega con perdón consagrado,
que sana el desaliento y renueva callado
cada estigma escondido de dolor y de agravio.







Comentarios

  1. Que bello arbolito y las otras decoraciones también.
    Pero sobre todo tu Poesía, Aimee, tan linda!
    Ya se el por que no te vi en Navidad 2015

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas Populares

Abraza la verdad

Un llamado eterno a la esperanza

Volverás entre versos

Congratula a la esperanza