Despertó de su Letargo

 

El rayo de luz penetra

en el jardín sin recato,

besa su estela dorada,

cubre el verdor de inmediato,

mientras la rosa se espiga

con sus retoños amados.

Viste su manto de seda

trasluce todo su encanto,

acariciando corolas,

los pistilos olvidados

y a los pétalos adorna

con el rocío del campo.


Vuelve la novia divina

despertó de su letargo,

confabuló con el alba

y se acicaló en el lago,

mientras se luce coqueta

con sus matices rosáceos.

Surte el néctar, la ambrosía,

el azul de los milagros,

el esplendor de la aurora

y el lirismo del ocaso,

romances y sortilegios

de poetas desvelados.


Anticipada se acerca

asombrosa junto al halo, 

la nigromancia del aura 

resplandece ante el llamado,

mientras fulguran las orlas

entre mitos delicados.

Ella entreteje madejas

de rosas y de geranios,

hilvana con sus anhelos

el prodigioso remanso,

 mirífico el  paraíso

en su más bello escenario.

Comentarios

Entradas Populares

Congratula a la esperanza

El pincel y la rosa.

Esperemos el revuelo

Auroras desveladas