Como Tantas Veces

 


Muriendo la noche como tantas veces

me acoge el desvelo de amar sin remilgos,

despide el ocaso su fiel laberinto

y el cielo se viste del azul celeste.

Es cual paraíso que envuelve silente

la brizna adorable, etéreos misterios,

tan suaves que infunden fragancia y rocío

cuando nace el alba como tantas veces.



Y es sublime el canto del aura inminente

 del viento apacible cual soplo imperioso,

se acerca apremiante si augura su entorno

de espliegos, lavandas, jazmines, cipreses.

Adiós a mis noches como tantas veces

 guardando el tesoro délfico y supremo

de instantes, arrullos silbando delirios,

mientras la esperanza fluye confidente.



La luna se esconde como tantas veces

 hilvanando acordes que  emigran bohemios,

mientras la algazara de su sortilegio

reluce en el halo cuando el sol esplende.

En versos se añoran mares que trascienden

la arena encantada de azares, de encuentros,

de sueños osados e ilusos caminos

que escrutan nostalgias como tantas veces.




Comentarios

Entradas Populares

Décimas a mi padre

Paloma, quimera, desvelo

Congratula a la esperanza