Siempre vuelan mis versos

 
 


Admiro en el umbral la lluvia que derrama
los hilos del besar bajo la luz de otoño.
Admiro en el boreal la aurora que se escapa
y al místico zorzal trinando en su abandono.

Alcorzan madrigales los fresnos en las sombras
matizando alboradas brillantes los arcenes.
Trascienden aventuras las ramas que tremolan
e inspiran lisonjeando arúspices placeres.


Siempre vuelan mis versos cuando la lluvia asperge,
el céfiro capricho que liras dimensionan
y el relente de musas que auguran sus vergeles
susurran al oído azares cual aureolas.


Preludia el horizonte la prosa que no muere
cuando la lluvia aliena memorias y romanzas.
Vuelan sueños que danzan heréticos, perennes,
sus épicas hazañas de ardientes madrugadas.

Siempre asciende algún verso cuando besa la lluvia
el hálito sagrado del rosicler ocaso,
tan sutiles, traviesos que atrevidos copulan,
con el edén bohemio que versa en los aciagos.



Comentarios

Entradas Populares

Paloma, quimera, desvelo

Prefiero mi verdad

No hay regreso al pasado

Amigo confidente en la plegaria