Se despeña el intento


el empeño vehemente que resuena
en averno lacerado y confundido.


Se quebranta el altruismo en su flagelo,
cual azote consternado que estremece
el oasis esplendente de un anhelo.


Y despeña la malicia que fenece
su pereza al desprecio que envilece,
exiliada en azaroso desconsuelo.

 

Comentarios

Entradas Populares

Décimas a mi padre

Paloma, quimera, desvelo

Como Tantas Veces

Congratula a la esperanza