Vienes a mí


Vienes a mí, inasible viajero
sortilegio y encanto
en aljófar de arpegios,
sin distancias ni tiempo,
en espacios dilectos,
con tesoros del alma
y anatemas secretos.

Vienes a mí, inasible misterio,
con pinceles de azares
desafiando desiertos,
desfilando entre ninfas
con los silfos del viento,
cual relente de luna
y acertijos de sueños.

 
Principiante discreto,
melancólico y tierno,
inocente que inspiras
alborada y renuevo,
con la huella divina
y el primor de tu genio,
que seduce y cautiva
en rocío de versos.

 
Vienes a mí, inasible entre sombras,
embriagado del néctar
del  bohemio poeta,
que con luces y letras
a su musa enamora
cual ocaso de luna
que seduce la aurora.

 
Reclamando tu espacio
en mi vida te quedas,
ambrosía del alma: peregrina celebra,
tu llegada de estrella
con deidades poetas
y especula la alquimia
con las rimas que besas.

 
Panacea de gloria,
universo de huellas,
de la magia del mundo
que su numen me deja,
la delicia de un verso: filigrana poeta,
en compendio de sueños
florilegio de letras.

Comentarios

  1. Sortilegio de luces que encienden de alguna forma mis oscuridades internas:las que me transmiten tus letras,amiga en mi alma tardía de poeta.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas Populares

Congratula a la esperanza

El pincel y la rosa.

Esperemos el revuelo

Auroras desveladas