En su romance



El amor que nos dimos a raudales

haciendo de lo tórrido el anhelo,

nos besa la pasión desde el desvelo

viviendo esos instantes especiales.


La entrega de valores esenciales

que fluyen desde el alma en su revuelo,

nos muestran de que el límite es el cielo

y dan sus testimonios más geniales.


La noche en su romance nos inspira

el délfico placer busca el idilio

en tanto nuestro insomnio es quien suspira.


La luna confidente en su concilio

atrapa la emoción mientras delira

romántico el rubor en pervigilio.


Comentarios

Entradas Populares

Con su ejemplo

Más allá de promesas.

Paloma, quimera, desvelo

Décimas a mi padre