Atados al poder


El rostro del macabro desencanto

impuso su mirada obsesionada,

con toda libertad sin esperanza

llenando con angustia cada paso.

Y el odio convenció desde el quebranto

pues hubo de lidiar con la indolencia,

con tantas discordancias sin respuestas,

murallas entre absurdos y mentiras

que anulan la verdad con la desidia

y esconden la virtud tras la miseria.


Esconden la virtud tras la miseria

dejándose llevar por sus vacíos,

confunden lo esencial y lo genuino

viviendo la oquedad de la soberbia.

Se valen de la envidia y la blasfemia

en medio de senderos de arrogancia,

defienden su verdad enmascarada

creyendo en la mentira vehemente,

atados al poder que los convierte

en crueles dictadores que amordazan.


Comentarios

Entradas Populares

Décimas a mi padre

Paloma, quimera, desvelo

Como Tantas Veces

Congratula a la esperanza