Y dejo que acaricies

Abrazo los instantes que deliran,
aquellos que entre anhelos me suspiran.

Y dejo que acaricies mi angostura,
que vibres cuando goces mi aventura,
que bebas del elixir sin premura
y sientas el sabor de esta locura.

¡Sublime advenimiento entre tus labios
perdida entre tus besos tiernos, sabios!

Y entonces las caricias que conspiran
sus ansias con placer en la cordura,
se entregan plenamente sin agravios.

Comentarios

Entradas Populares

Décimas a mi padre

Paloma, quimera, desvelo

Como Tantas Veces

Congratula a la esperanza