Sintiendo el frenesí

Sabiendo que en tus brazos yo estaría
el alma la entregué sin más recato,
mi cuerpo, mi pasión y mi arrebato
y el gozo de la idílica ambrosía.

No hay cupo para la melancolía,
entrego mi verdad ya de inmediato,
amar no necesita de un contrato
y sí de la bondad y la energía.

Ilusa intensidad nos apasiona
nos deja ensimismado en el desvelo
sintiendo el frenesí que no abandona.

Y siento el palpitar en el revuelo,
la fértil lealtad que me obsesiona
y me hace remontar al mismo cielo.

Comentarios

Entradas Populares

Congratula a la esperanza

El pincel y la rosa.

Esperemos el revuelo

Auroras desveladas