Atajando los anhelos



Cansados, tan dichosos, tan unidos,
 muy juntos atajando los anhelos
surtimos la intención de los desvelos
que llegan entre versos compartidos.

Atentos nuestros sueños atrevidos
nos llenan cada espacio en sus revuelos,
permiten alcanzar en tantos vuelos
oasis en desiertos prohibidos.

Mas todo el universo nos inspira
amando intensamente nuestra historia
que sabe del andar cuando suspira.

Y entonces cultivar en la memoria
el beso aprisionado con la lira
y el trino encantador de nuestra euforia.



Comentarios

Entradas Populares

Con su ejemplo

Más allá de promesas.

Paloma, quimera, desvelo

Décimas a mi padre