Lo bello de esta historia



Curando tus eccemas con dulce medicina
que viene desde el alma brotando del tintero
y es cierto que he dejado la huella de un te quiero
gozando del melifluo placer que nos fascina.

Aún conservo la rosa, el impreso, la espina,
tesoros que marcaron profundo aquel sendero,
no importa lo que digas, eres mi caballero
de quien guardo su esencia romántica y genuina.

Acoplo cada beso que danza en la memoria
lo siento que palpita, que vibra en su algazara
y justo ahí bendigo lo bello de esta historia.

No importa que suceda si el tiempo silenciara
aquello que vivimos entre anhelo y victoria:
¡sin dudas del presente tu nombre yo gritara!




Comentarios

  1. Gracias a ti por escribir tan bonito para nosotros. Feliz Día de Acción de Gracias, Aimee.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas Populares

Congratula a la esperanza

El pincel y la rosa.

Esperemos el revuelo

Auroras desveladas