La tarde gris


La tarde gris se asoma con su angustia, 
sus lágrimas se surten sin consuelo,
ya sabe del cansancio, del silencio,
del sueño que frustrado se quebranta,
se lanza hacia el abismo de nostalgia
calando entumecida entre penumbras.

La tarde se despide, se derrumba, 
se pierde en el terror de sus desiertos,
ya sabe del espanto, del tormento,
del verbo fatigado sin mañanas,
del miedo aterrador, de la borrasca
sufriendo en su vigilia entre preguntas.

Se asoma, se despide, se derrumba
la tarde ante el temor de sus desvelos,
ya sabe de traiciones, de atropellos,
del llanto, del chantaje y la amenaza,
de tanta incomprensión, desesperanza
gimiendo atormentada entre las culpas.


Comentarios

Entradas Populares

Congratula a la esperanza

El pincel y la rosa.

Esperemos el revuelo

Auroras desveladas