Y besas sus nostalgias



La quieres como nadie la ha querido
bien sabes que ese amor es para siempre,
auténtico, sublime, suficiente
que habita en lo perpetuo y lo genuino.

Te entregas eminente en el camino
tentado por la luz de su mirada,
percibes esa esencia sin palabras
que borra cualquier huella en el vacío.

Suspiras junto al verso fiel testigo,
descubres lo que fluye desde el alma
y adviertes ese idilio que te abrasa
la vida, el corazón y su destino.

Y besas sus nostalgias, sus sentidos
respetas ese andar entre la gente,
su vuelo, su utopía, sus placeres
y el modo de acercarse a tus motivos.



Comentarios

Entradas Populares

Con su ejemplo

Más allá de promesas.

Paloma, quimera, desvelo

Décimas a mi padre