Sin rostro ni corazón




Eres infiel subterfugio que disimula y escapa,
que se esconde tras las sombras y evade hasta la razón.
Eres el falso alegato que en mentiras se agazapa
y el pretexto artificioso sin rostro ni corazón.

En tu capricho ambicionas todo aquello que te atrapa,
destruyes el horizonte, te acercas a la traición,
sin importar lo vivido que atesora cada etapa
confundes a la esperanza superando a la ficción.

En el tormento insidioso, sin humildad ni contraste,
presumes de la avaricia, del alevoso desgaste,
lacerando la energía, la humanidad, los soñares.

Subestimas las batallas, justificas tus maldades,
tu egocentrismo malvado mancilla las voluntades
oscureciendo caminos y silenciando cantares.



Comentarios

Entradas Populares

Con su ejemplo

Más allá de promesas.

Paloma, quimera, desvelo

Décimas a mi padre