Tomado de la noble fortaleza





El hecho está en el verbo que censura,
que engaña, sacrifica, vitupera,
que elude entre reproches mil respuestas
vagando en el abismo de las dudas.

La acción de soslayar siempre se oculta
detrás de una pantalla de problemas,
confunde tras su cruel naturaleza
y expele las razones más absurdas.

Tal vez ve reforzada su armadura
y espere la añorada recompensa,
no obstante la verdad siempre dispuesta
se opone a la mentira vagabunda.

El triunfo no es del bárbaro que culpa
y aliena adversidades con promesas.
El gozo es descubrir bajo la niebla
lo insano que acorrala con excusas.

No pueden pretender tantas locuras
vestidas con disfraces de princesas,
hacer prevalecer su incompetencia
basada en la diabólica tortura.

Aquel que persevera siempre triunfa
tomado de la noble fortaleza,
tan firme en la humildad de la grandeza
mostrando su más fiel empuñadura.

Milagro del amor que se desnuda
confiando al universo sus compuertas,
aliándose a la fe que siempre espera
la gloria del amor y su fortuna.



Comentarios

Publicar un comentario

Entradas Populares

Paloma, quimera, desvelo

Prefiero mi verdad

No hay regreso al pasado

Amigo confidente en la plegaria