Surtidoras de poderes




Llegan brujitas traviesas
con sus pócimas rebeldes,
en las vasijas de barro
surtidoras de poderes.
Con euforia callejera
subiendo por las paredes,
sorprenden con su destreza
entre papelillos verdes.

Alocadas, pizpiretas,
trenzando los acertijos
vierten confetis dorados
que adornan sus laberintos.
Buscan escobitas nuevas
con zalema y regocijo
y conjuran a la luna
en el convite divino.

Danzan, auguran, revuelan
y conspiran de repente,
murmuran y se sonríen
maliciosas, confidentes.
Guardan el polvo de estrellas,
  el elixir y las mieles,
quieren conquistar luceros
y excederse en sus placeres.

Mimosas y lisonjeras
halagando con cumplidos,
saben de rumba y de salsa
 de merengue y de buen ritmo.
Cumplidoras de promesas
y alucinando delirios,
siguen tejiendo quimeras
hilvanando desatinos.

Con sus varitas coquetas
retozando libremente,
 confabulan con el arte
presuntuosas, diligentes.
Como arúspices deidades
junto a los elfos y duendes,
ellas gozan zalameras
con el hechizo que expelen.







Comentarios

Entradas Populares

Congratula a la esperanza

El pincel y la rosa.

Esperemos el revuelo

Auroras desveladas