Dejaste


Dejaste un sortilegio en la ambrosía
del verso seductor y diamantino,
llegó con alborozo matutino
fragante en su algazara y fantasía.
 
También me fascinó en su fantasía
la abstracta sensación del acertijo,
busqué en el hilvanar del entresijo
iluso eclosionar de mi utopía.
 
Y sé que tú compartes mi utopía,
que sientes como yo frugal anhelo:
tejiendo entre tus notas el desvelo
que aúnan la nostalgia y la armonía.
 
Me dejo enamorar por la armonía
que viste el pentagrama con suspiros,
idílicas las frases cual zafiros
que alcorzan la bohemia fantasía.
 
 


Comentarios

Entradas Populares

Congratula a la esperanza

El pincel y la rosa.

Esperemos el revuelo

Auroras desveladas