Es el beso




Besa el lirio del recuerdo una quimera
más allá del pensamiento y la añoranza.
Junto al céfiro discreto cual romanza
la algazara del placer fluye hechicera.

Peregrino el rosicler de primavera
que extrapola su candor en la confianza,
mensajero del pretérito se afianza 
y perdura en la ilusión que persevera.

Besa el fuego  la utopía del desvelo
y el insomnio del amor cual laberinto,
se confunde embelesado en el instinto
y en el loco desatino del revuelo.

Es el beso del primor en la espesura,
de caricias y miradas tentadoras,
confesiones que tremolan las auroras
presagiando la pasión y la aventura.




Comentarios

Entradas Populares

Paloma, quimera, desvelo

Prefiero mi verdad

No hay regreso al pasado

Amigo confidente en la plegaria