El arte de vivir




Y miremos la vida sin abrojos
ni dudas petulantes cual espinas,
que agravian la humildad entre colinas
de grises vituperios y de enojos.

Ortigas de rencores y despojos,
traicionan la beldad entre cortinas
de injurias que atropellan asesinas
y alienan esperanzas en rastrojos.

El arte de vivir cual fiel tesoro
amando cada instante en su riqueza,
pletórico de amor y de decoro.

Sendero del hacer con sutileza
sanando con valor el deterioro,
que asila entre las zarzas la belleza.





Comentarios

Entradas Populares

Con su ejemplo

Más allá de promesas.

Paloma, quimera, desvelo

Décimas a mi padre