A Carilda Oliver Labra


¡Cómo no inspirarme en ti
musa y deidad de las letras,
 beldad, finura, elocuencia
surcando llanos y montes,
fulgurando al horizonte
esplendor de primavera!

¡Cómo no inspirarse en ti
legendaria de quimeras,
soñadora lira inquieta
que ilusa va en su remonte,
bebe el néctar de las flores
y la miel en las estrellas!

¡Cómo no inspirarse en ti
si desordenas al viento,
emociones con los versos
que trascienden corazones,
en los délficos primores
y enigmáticos deseos!

Me inspira el caudal en ti
damisela del revuelo,
gaviota libre en el tiempo
tremolando dimensiones,
sol de azares pecadores
sin atávicos secretos.


¡Cómo no inspirarse en ti,
soñadora en los desvelos,
matancera sin remedios
que entregas más que pasiones
y arrebatos surtidores
en un parnaso de anhelos!




Comentarios

Entradas Populares

Con su ejemplo

Más allá de promesas.

Paloma, quimera, desvelo

Décimas a mi padre