Mi profeta bohemio


He leído tu historia, buen profeta de empeños
y he surtido la angustia del tesoro silencio.
Tu jardín me regala más que rosas y sueños,
las espinas amadas de horizontes discretos.

He llorado contigo profanando secretos,
peregrino profeta de jardines desiertos,
entre olas de espumas que salpican al viento:
las promesas vencidas por sofismas inciertos.

Con tu sabia premisa mi dolor se ha cubierto
con las rosas del alba y el rocío de arpegios,
cual corsario y profeta que atrapando luceros
sigue errante y consagra la verdad de su credo.

He vivido tu historia en exilio bohemio
y las costas amadas de la isla que sueño
sigue errante entre sombras de recuerdos perpetuos:
navegando a su suerte las quimeras del tiempo.

He sufrido distancias en sudario desierto
en las páginas vivas del dolor y el destierro,
tu jardín no censura con espinas el delfos,
que compendia en su nimbo legendario misterio.

Profetizas caminos, visionario de versos
buen profeta de historias , compasivo y sin dueño,
que al destino lo tomas sin pretextos supremos,
desafiante y sereno, altruista de empeños.


He vivido contigo: mi profeta bohemio,
 he llorado tu rabia , compartido el desvelo.
Entre falsas promesas y quimeras al viento:
voy tejiendo la espera consagrando mi credo.  






Comentarios

Entradas Populares

Con su ejemplo

Más allá de promesas.

Paloma, quimera, desvelo

Décimas a mi padre