Cuando beso tu silencio.



Hoy yo miro en esos ojos tus deseos,
este amor habla con fuego sin palabras.
Hoy yo palpo con mis manos tus secretos
cuando besan mis pupilas tu mirada.


Me estremece el respirar de tu fragancia
el oxígeno del alma se arrebata,
elocuente de suspiros en su danza
y tú anhelas mi besar en tu mirada.


Enredados en pasiones sin palabras
van las rosas mitológicas y amadas,
tú: el Tristán de mi ilusión desenfrenada,
yo: la Isolda en su espera enamorada.


Hay un halo de esperanza en nuestras auras:
yo te miro y me desnudo sin palabras.
Tú te enredas con las rosas encarnadas
que entretejen indelebles añoranzas.


Y recorres las montañas y los vados,
yo me pierdo en el recóndito embeleso,
cual la novel aprendiz en mar anclado
en excelsa tempestad de los deseos.


Hoy yo miro en el marfil de tu sonrisa,
cada verbo que se escapa en el deseo.
Hoy yo enredo con mis dedos tus caricias:
cuando beso tu silencio con mis versos.


Imagen

Comentarios

Entradas Populares

Con su ejemplo

Más allá de promesas.

Paloma, quimera, desvelo

Décimas a mi padre