Obrando en el silencio

El eco del azar surte su ingenio
y llueve la distancia en el rocío,
el tiempo nos abraza en su locura
y siento en su latir el desatino.
Vaciando esta avalancha por quererte
amar es el más tierno desafío,
en horas de esperanzas navegamos
soñando las promesas que nos dimos.

Y fueron los abrazos, los desvelos,
aquellos que entre anhelos desmedidos
tocaron con su magia la obsesión,
tejiendo lo perfecto en mi camino.
Obrando en el silencio con los sueños
de osados y magníficos estíos,
entrego en la ansiedad de mis instantes
segundos que vislumbran nuestro idilio.

Comentarios

Entradas Populares

Con su ejemplo

Más allá de promesas.

Paloma, quimera, desvelo

Décimas a mi padre