Mirando desde el alma



Yo admiro sobre todo tu nobleza,
el modo en que concibes la humildad,
la gracia de servir con voluntad
aquello que refleja la belleza.

También la gratitud, delicadeza,
tu forma refinada, la bondad,
el eco de tu amor sin vanidad
mirando desde el alma en su grandeza.

Tu verso que elegante en su armonía
ofrece su pasión con elocuencia
y logra deleitar con su ambrosía.

Es como el surtidor en cuya esencia
se encuentra lo mejor de su energía
y sabe convencer con su sapiencia. 

Comentarios

Entradas Populares

Esperemos el revuelo

Señora adversidad

Me sorprendes... cuando vago

Siempre oportuna (Jotabé)