Arrullando los desvelos



Volvamos a vivir lo que hoy sentimos,
busquemos con el alma los anhelos,
vivamos arrullando los desvelos
del gozo y del placer que compartimos.

Mirando nuestros cuerpos descubrimos
el cenit que nos lleva por los cielos,
los sueños, nuestros mimos en revuelos
y todo lo que en fuego convertimos.

Sublime cada entrega en la caricia
el clímax del amor, su desafío
y el trino que susurra sus gemidos.

Orgásmica la sed en cuya albricia
se anuncia el renacer desde el estío
dejando enamorados los sentidos.

Comentarios

Entradas Populares

Esperemos el revuelo

Señora adversidad

Me sorprendes... cuando vago

Siempre oportuna (Jotabé)